Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información


DIAS ONLINE

martes, 26 de mayo de 2009

Harta ya del rock actual, la Iguana se convierte al jazz

Post Rock

Prueben hacerle escuchar “Les feuillees mortes”, primer track de Preliminaires, a cualquier amigo no advertido y pregúntenle de quién cree que se trata. La voz cavernosa y susurrante en un ambiente de cine noir engaña y las respuestas fallidas se repiten: Jacques Brel, Serge Gainsbourg, Leonard Cohen –pese al cambio de idioma– y demás crooners sutiles son las primeras opciones. Pero no: ese cantante aterciopelado y áspero a la vez, con ánimo de Martini y Gitanes no es otro que Iggy Pop, chiflado profesional desde fines de los 60, responsable de mucha de la música más bestial que haya conocido la humanidad. ¿Qué pasó entonces?

Pasaron dos cosas: el hartazgo y una novela. Primero lo primero: “En un momento me cansé de ver pasar idiotas con guitarras haciendo música horrible y empecé a escuchar mucho jazz de la época de Nueva Orleáns, como Louis Armstrong o Jelly Roll Morton. Siempre amé las baladas tranquilas también”, dice la Iguana.

Recordemos que su regreso al rock más visceral con The Stooges no salió del todo bien (The Weirdness no fue gran cosa, Ron Asheton falleció, y ahora quiere reformar la alineación del disco Raw Power con James Williamson) y que Iggy –aunque su música no lo reflejara explícitamente– siempre tuvo predilección por las distintas formas del jazz: varias veces se ocupó de afirmar que el “protopunk” que hacía con su primer grupo era su particular manera de reinterpretar el free jazz de Ornette Coleman y John Coltrane.

Y también está la literatura: “La inspiración para este disco es una novela de Michel Houellebecq, un libro divertido llamado La posibilidad de una isla, que trata sobre la muerte, el sexo, el fin de la raza humana y otras cuestiones bastante interesantes. Se hizo un documental sobre Michel intentando convertir el libro en una película, para el cual él me pidió que hiciera la música. Así que busqué material suyo y releí el libro, y creé la música que yo escuchaba en mi alma mientras leía la novela”. Así, siete de las doce canciones de Preliminaires les recordarán pasajes del libro a los seguidores del escritor francés, empezando por el primer corte. “Mi personaje favorito es un pequeño perro blanco llamado Fox. Hay un tema llamado ‘King of the Dogs’, donde Fox cuenta lo bueno que es ser un perro, cuánto mejor es esa vida que la de los humanos”, explica Iggy, sobre el single en el que se da el gusto de acercarse al tono de su compañero de Coffee and Cigarettes Tom Waits sobre una marching’ band de bronces, mimetizándose con el canino de marras y hablando de su “trasero maloliente”.

Ya desde ese momento queda probado que el acercamiento de Iggy al jazz no tiene nada que ver con esos discos de standards ultrapulidos para FM que gente como Rod Stewart fabrica en serie para llegarles a los cuarentones y vender mucho en Navidad. Preliminaires es fino y a la vez una mugre, con temas de una fragilidad desoladora (“I Want to Go to the Beach”), baladas en tono menor con cuerdas (“Spanish Coast”) y coqueteos con su querido rock crudo (“Nice to Be Dead” se luciría tranquilamente en cualquiera de sus álbumes anteriores).

En suma: corriéndose de la comodidad de su estatus de clásico y tomando por sorpresa a propios y ajenos, Iggy grabó lo que podría ser –como dice Dave Simpson en The Guardian– “su mejor disco desde Lust for Life de 1977”. Teniendo en cuenta los trabajos que hizo desde The Idiot hasta Kill City, no es decir poco, precisamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

papelitos

Páginas vistas en total

Entradas populares

SACAMELOS***

agrandar para ver y leer las caricaturas son imperdibles.

mis paginas web, Scrips, musica , animaciones y videos

LISTADO DE PAGINAS WEB SUBIDAS HASTA EL MOMENTO.
Ir con INTERNET EXPLORER SOLAMENTE PARA VER Y OIR LOS SCRIPS:
VIDEOS