Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información


DIAS ONLINE

miércoles, 22 de abril de 2009

Politicos me aburren con la sanata mentirosa de siempre!!!!


y de que hablamos nosotros?, de los archivos en contra de ellos que tenemos? porque programas ninguno tiene para nada!!!!

Todo improvisación, insulto entre ellos por quien se queda con el poder....nos vamos al cementerio de los elefantes...pero sin memoria..

Hoy somos ciudades absurdas con personajes en vez de seres humanos.


picamiel

Tenès en el canal la película la vida en Rosa, que es un poco la vida de Edith Piaff (está completa y hasta tiene de plus a la verdadera Edith Piaff al final) , y me preguntaba:
...que puede unir la vida de Edith Piaff, Rey Charles, Kahalo, y tantos otros???..

Tal vez esa diferencia que los hacia tan distintos e irrepetibles. Tantas carencias, afectivas, carencias enormes para crecer y desarrollarse incluso, en la infancia, problemas físicos que parecerían impedimentos para desarrollar sus dones, como en el caso de Rey Charles ( ciego) o de Kahalo, sus impedimentos físicos y sumamente dolorosos.. los estigmas de épocas con criterios autoritarios como en el caso de Chavela Vargas?

Más luego con la tremenda fuerza de su voluntad, sobrellevando todas esas cargas lograron imponer su arte, pero sin embargo algo parece que siempre falla en sus vidas, para ser totalmente felices y vienen adicciones tremendas...Será el no poder soportar mas el dolor, el sentir como todavía duele su niño interior, el no estar preparados para esa fama, no sé, tantas cosas pueden ser, o tal vez simplemente la vida que les tocó, y como todos, hicieron lo que pudieron.

Sin embargo son grandes inimitables, en una sociedad que siempre les reclamo, y retribuía con aplausos su Arte, y vaya a saber si hacia algo por comprender y ayudar en sus carencias y dolores, creo que , parece que el estilo de las sociedades es explotar todo, hasta las genialidades, al costo que sea.

Quizás por eso hoy pedimos cárcel para los niños en lugar de escuelas, hogares, y amor.

picamiel

domingo, 19 de abril de 2009

Hablando sobre Cortazar....


Hoy en un domingo desapacible, frió, casi lluvioso y nada otoñal, con frió...
vamos con más de Cortazar..
En este caso, el ultimo viaje de Cortazar...Filantropia, palabras de Cortazar 9 de 9..hermosos y
Casa Tomada, ricos todos riquisimos en profundidad...

buen domingo

picamiel

viernes, 17 de abril de 2009

CORTAZAR EN LA TELEVISION PARA ESTE FIN DE SEMANA


Debajo de todo tenes la tele, donde podras ver y escuchar entrevistas y lecturas de textos de este escritor. También hay otros temas que espero sean de tu agrado, sino le das al boton de seguir.
picamiel

domingo, 12 de abril de 2009

El Huésped




No recuerdo el día exacto en que llegó a casa. La casa grande, cerca del río, en San Isidro. Con mi hermana lo empezamos a presentir. Suponíamos que lo había traído papá. A veces creíamos que lo habían dejado abandonado en el jardín. Pero depuse se impuso, como un huésped más, de tantos que venían a casa. Se impuso cuando cerraron la puerta del cuarto de servicio, donde había un amplio placard dentro del que mi hermana y yo jugábamos a la cueva secreta. Ese cuarto en el que Sofía, de apenas cuatro años, pintaba con crayones, mientras yo leía historietas.

Al principio no supimos qué era. Imaginábamos un duende silencioso, acechando; acechando tras alguna puerta. Nuestra vida parecía normal. Lo único que nos diferenciaba de otros chicos era la cantidad de tías y tíos que solían pasar algunos días en casa. Cuando ellos estaban algo caminaba por la garganta de los mayores. Susurraban en vez de hablar. Se encerraban a conversar, y si de pronto mi hermana o yo entrábamos se hacía un silencio súbito. Si estaba papá levantaba una ceja y dejaba el mate o el pocillo de café en suspenso. En esos momentos se oía su aleteo.

Algo había en la casa que se podía palpar .Lo sentíamos sofia y yo, mamá y también Papa. Vivir de esa manera era como vestir una túnica helada y nadie puede entender como es si no se la ha probado. Y aún después de probarla es difícil de contar. Todos habían cambiado. Mamá estaba más nerviosa, de pronto nos retaba y de inmediato nos abrazaba hasta cortarnos el aliento. O lloraba por cualquier cosa, al escuchar alguna noticia, porque papá volvía del hospital mas tarde de lo acostumbrado. Papá también

Cambió y él que siempre nos explicaba todo comenzó a decir: no preguntes más o ya lo vas a entender Sofía empezó a llorar por las noches y a mojar la cama. O se enfurecía, porque mamá cerraba la puerta del baño para ducharse, entonces Sofía lloraba y golpeaba la puerta gritando: abrime, mami, abrime. No te vayas, mami. Y entre el llanto y los mocos aparecía el pis. Mamá la abrazaba, murmurando: no te asustes, mi chiquita, no te asustes. Recuerdo que Sofía me daba mucha pena. Porque desde mis siete años su temor parecía mucho más grande que el mío.

Y algunas noches la imaginaba durmiendo con eso, o que quizá la espiaría desde detrás del sillón o aparecería debajo de su cama y con una mano muy fría le apretaría el cuello hasta ahogarla o hasta que mojara nuevamente la cama.

A menudo nos enviaban a jugar con Manuel- el hijo de nuestro vecino. Teníamos la misma edad. Una tarde mientras jugábamos le pregunté si él tenía miedo. Contestó que sí. Que por las noches. Que él creía que el miedo salía a dar vueltas por las noches. Que a veces te podía esperar con ojos refulgentes en medio de la oscuridad o dentro de un placard. Esa misma noche, cuando todos dormían, fui a la habitación de Sofía y me acosté a su lado. Juntos. Como cuando erramos chiquitos y nos ponían en la cama grande de los abuelos. Pero no siempre podía ir hasta el cuarto de mi hermana, porque a veces sentía eso parado cerca de la puerta. Su sombra enorme, enorme. No me dejaba pasar. O sentía su respiración, pegajosa, resoplándome en la nuca. Entonces era yo quien se despertaba llorando. Ahogado. Mamá entraba en mi cuarto y mientras me calmaba le decía a papá: son pesadillas, son malos sueños. Pero papá contestaba: no, es el asma.

Nos gustaba ir a jugar a lo de Manuel. No sólo por las hamacas que había en el jardín, sino porque su papá, que era aviador, poseía una colección de aviones en miniatura. Los días lluviosos nos permitían jugar con ellos. Recuerdo en especial una tarde en la que el papá de Manuel estuvo un largo rato con nosotros. Nos explicó las diferencias entre los modelos y nos preguntó, a Sofía y a mí, si nos gustaba volar. Sonriendo cargó a mi hermana sobre sus hombros y nos prometió que un día nos llevaría en un vuelo. Cuando el cielo estuviese claro. Sin nubes. Y qué pequeñita veríamos la ciudad de Buenos Aires y que ancho, ancho era el Río de La Plata visto desde lo alto. Y que si el cielo estaba muy, muy claro- agregó- se nota donde el río se une con el mar. Y recuerdo a Sofía. Riendo sobre los hombros del papá de Manuel y pensé que ella debería creer que si volábamos muy alto dejaríamos abajo las pesadillas y los aleteos extraños.

Una mañana mamá nos despertó muy temprano. Agitada. Mientras peinaba a Sofía nos dijo que nos íbamos por unos días al campo, a casa de los abuelos... Que no me preocupase por las clases. Que me vistiera rápido. Que no, no podía despedirme de Manuel. ¿Y papá? ¿Y papá? Se había quedado a dormir en el hospital porque el tío José había tenido un accidente. Que luego iría para el campo. En unos días. Cuando nos sentamos a la mesa algo punzante y helado se sentía en cada sorbo de café con leche. Estaba también en las manos de mamá, que temblaban levemente, cuando le alcanzaba galletitas a Sofía. Yo miré los bolsos, ya listos, y supe que aquello innombrable estaba guardado, como un frío pañuelo blanco, entre cada una de nuestras prendas.

Cuando la casa fue quedando atrás tomé la mano de Sofía y pensé que quizá ahora no iba a mojarse más la cama. No. En la casa de los abuelos no. Todo volvería a ser como antes. Como antes de la llegada de aquel huésped de quien no sabíamos el nombre.

Y esta noche mientras mi hija recién nacida duerme junto al pecho tibio de mi mujer, veo aparecer en la pantalla del televisor al papá de Manuel. El papá de Manuel que llora. Casi babea. Mientras relata que el manejó aviones sobre el Río de La Plata y se disculpa diciendo que él solo manejó los aviones. Yo no tiré nunca un cuerpo- agrega- nunca un cuerpo. Y lo repite una y otra vez.

Entonces pienso en mamá, a la que algunos creían loca, como la Ofelia de Shakespeare, arrojando claveles rojos al río, para los cumpleaños de papá. Y pienso en Sofía, que nunca quiso volver a Buenos Aires. Y siento otra vez, en mi nuca, la respiración del miedo. El miedo. El llanto y las manitos moradas de mi hermana. El asma. Y vuelvo a observar el rostro tenso, los ojos vidriosos del padre de Manuel. Y comprendo que el miedo está allí. Sentado con ese hombre que llora. Casi babea.
Este cuento obtuvo en octubre del año 2007 el 1º Premio Nacional Narrativa auspiciado por la Universidad de Córdoba-2007.
Silvia Loustau

LA ULTIMA CENA/ VERSION GAY


Según el Opus Dei, la esencia de la Pascua es la humildad y el mensaje de amor incondicional de los unos a los otros. Inspirados en esa definición, el colectivo de Sentido G quiso unirse a la celebración y armó su propia y última cena. La imagen central es la de una chica trans que representa a Jesucristo. Es Gabriela Binder, tiene 35 años, trabaja como empleada en una librería y coordina el grupo de reubicación laboral de chicas trans en Lanús. “Quise mostrar la mayor exposición y sufrimiento de los LGTB, como parte del colectivo más discriminado y expuesto. Nosotros somos parte de la vida cotidiana. Somos cocineros, empleados, estudiantes, y gente que tiene fe en una Pascua incluyente”, explica Gabriela. La idea fue recrear la Última Cena, pero en versión libre. Y gay. Judas está tirado en el piso. Naty, la única mujer que hay entre los los apóstoles, busca mostrar la dualidad de María Magdalena. Entre las piernas de todos, la bandera del orgullo gay.

¿Pero están cerca de estos tiempos las Pascuas en versión libre? ¿Qué lugar tiene reservado la Iglesia para esta inclusión? “Nosotros, que hemos sido practicantes y que vivimos la represión de nuestra sexualidad, cuando pudimos entender que Dios no condena a las personas por vivir libremente su orientación sexual, conseguimos liberarnos de una carga muy pesada. Eso nos permite profesar nuestra fe sin culpas, sin conflictos y, además, vivir las festividades religiosas sin sentirnos excluidos/as”, dice Marcelo Sáenz, miembro de Cristianos Ecuménicos Gays y Lesbianas de Argentina (CEGLA). “Más aún, quizás en parte por la actividad de esclarecimiento de CEGLA durante siete años, existen en la Argentina unas cuantas Iglesias históricas que ahora tienen una actitud inclusiva hacia gays y lesbianas. Y podemos participar de estas festividades en estas Iglesias libremente sin tener que ocultar nuestra condición sexual. Dentro de la Iglesia católica se necesita que haya gente que confiese su sexualidad para ayudar a integrar a los fieles a reencontrarse con su fe, que se encuentran confundidos por el discurso homofóbico de la Iglesia. En otros países existen organizaciones que ayudan mucho a católicos gays”.

Ezequiel Martin, coordinador de CEGLA y secretario de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), dice “provengo de una tradición evangélica bautista, que es una religión muy hermética, donde entendés que cualquier cosa que esté fuera de eso es pecado. Desde mi adolescencia traté de unir mi fe con mi sexualidad. Y no soporté la presión. Después de 25 años de sufrimiento, decidí salir. Cuando dejé la Iglesia, comencé a vivir libremente y me acerqué a esta organización, donde me dieron material para reconciliar mi fe con mi sexualidad. Porque, vale aclararlo, hay una lectura conservadora y retrógrada de la Biblia y también es una cuestión de control, donde si cada uno lo viviera se perdería la capacidad de tener a la gente necesitando de la Iglesia. Hay organizaciones como Éxodo que tratan de curar a los homosexuales y que manejan un negocio millonario. Aunque hay Iglesias, como la metodista y la luterana, que han ampliado la visión y cambiaron la postura. Nosotros buscamos la caída de la discriminación. Por eso, ésta es una celebración desde la fe, no es una celebración religiosa. Es una cuestión de liberación y redescubrimiento. Una posibilidad de darnos cuenta de que aún seguimos siendo esclavos de ideas, y debe llevarnos a pensar en esas cosas que aún nos hacen cautivos, y buscar la libertad de una sociedad para todos y todas desde lo simbólico y desde la fe”.

La Misión Sacerdotal Tercermundista, un grupo argentino católico de tradición y no de institución, afirma el sacerdocio universal de todos los creyentes. Desde esa entidad, el reverendo Alejandro Soria sostiene: “Nuestro grupo no está en comunión con la Iglesia católica romana. Adherimos a la campaña de apostasía porque no tomamos el bautismo como una pertenencia a una religión. La Iglesia nos utiliza como católicos de segunda. En nuestro nombre tiene un discurso que no es el que nos representa. Cuando ingresé en Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM) redescubrí mi fe. Con las Pascuas incentivamos a que la gente renueve su fe. Nunca dejé de creer en Dios. Si bien la apostasía es una carta de renuncia, es una renuncia al bautismo, no a la fe. Jesús fue crucificado por mis pecados y mi sexualidad. En su resurrección mi sexualidad es resucitada. Hoy no hace falta que se crucifique a nadie más ni que las Iglesias sigan condenando a nadie más”.

El pastor Lisandro Orlov, de la Iglesia Ecuménica Luterana Unida, señala que todas las Iglesias cristianas que forman parte de un tronco común “tienen la misma comprensión de la celebración. Jesucristo durante toda su existencia pidió a sus discípulos que mantuvieran un secreto y la resurrección significa romper con ese secreto, que es la verdad. Las Pascuas significan que se puede vivir, que se caen todas las máscaras y podemos hablar de una sociedad integrada que respete la diversidad. El sentido profundo de esta celebración es la espectacularidad de vivir en un mundo reconciliado. Y esperamos que ése sea nuestro anuncio, “vayan a los márgenes y díganles a todos los excluidos que otro mundo es posible”.
Sentido G ( critica)

sábado, 4 de abril de 2009

Maldicion de la Malinche( si usas Moxilla se te descarga un correo, si usas internet explorer lo ves normal)














Relax, un paisaje

A veces se llega a la saturación, es el momento entonces de relajarnos, de respirar profundo,
de pensar en aquellos amigos y seres que nos hacen bien, con su forma de querer, de dejarnos
llevar a la atmósfera mas intima donde todo es posible de realizar, de crearnos el paisaje que
mas nos guste y ahí quedarnos por el tiempo que necesitemos para recobrar la energía.
Mi paisaje siempre tiene agua, en este caso un bote, donde me pierdo con el ruido del agua, mirando las ondas y los dibujos eternos que en ella se forman.
Pienso porque sera que siempre recurro al agua en todo momento, y muy íntimamente siempre me respondo: será porque es la fuente real de toda vida?

Hoy que vivimos en una agresión constante te propongo que te relajes, que intentes ser feliz,
a como sea.
picamiel

viernes, 3 de abril de 2009

EL HOMBRE ROTO




Dar tiempo a que se cargue por completo la pàgina con sonido. Luego centralizar la imàgen para leerla. Gracias PicaMieL


































fin de la pàgina

jueves, 2 de abril de 2009

papelitos

Páginas vistas en total

Entradas populares

SACAMELOS***

agrandar para ver y leer las caricaturas son imperdibles.

mis paginas web, Scrips, musica , animaciones y videos

LISTADO DE PAGINAS WEB SUBIDAS HASTA EL MOMENTO.
Ir con INTERNET EXPLORER SOLAMENTE PARA VER Y OIR LOS SCRIPS:
VIDEOS